viernes, 5 de febrero de 2010

PLEGARIA




Un pedazo de tierra para posar mi planta,
y ahí una huella sabia que conduzca la mía.
Un rincón en el cielo donde anidar mis ansias,
con una estrella, para saber que Tú me miras.

Sobre mi frente un techo. Bajo el techo una llama,
un pan que nunca falte y una amiga sencilla.
La amiga como el pan: alegre, buena, cálida.
El pan como la amiga, de suavidad benigna.

Un amigo y un libro. Salud, pero no tanta
como para olvidar que he de morir un día.
un hijo que me enseñe que soy Tu semejanza.

Sosiego en el espíritu. Gratitud en el alma...
Eso pido, Señor. Y al final de la vida
dártelo todo a cambio de un poco de esperanza.

2 comentarios:

MARISEL dijo...

Querido Elías, esta plegaria como todo lo que escribes llega al alma...
Gracias por compartirla es bellisima.
Besos
Marisel

Estela dijo...

Elìas Demiàn:
Ès maravilloso que otro escriba aquello que uno siente.
Tu Plegaria llega en el momento justo que el Ser Humano anhela la Paz y el Amor en el Universo .
Me uno a ella y a tu mùsica .
BACI.................estela